Efectos del café a nivel físico

Mucho se dice y se cree con respecto al café y sus efectos a nivel físico. Es cierto que se debe beber con moderación, pero esta infusión ha sido injustamente demonizada durante décadas. Lo cierto es que el café puede beberse sin afectar nuestra salud, incluso ofrece algunos beneficios a nuestro cuerpo, si la cantidad no es excesiva.

 

Efectos del café a nivel físico

En el cerebro se concentra el principal efecto de la cafeína – principio activo del café – su poder estimulante aumenta el funcionamiento de la mente y la capacidad de concentración, a los 30 minutos uno se siente más despierto, aunque este efecto se va tras un par de horas.

En los ojos, el café produce dilatación de las pupilas, aunque el efecto es muy sutil, y no se nota a simple vista, si bien es posible percibir que mejora la percepción visual con un café.

Una taza al día de café sin leche ni azúcar podría ser beneficiosa para los dientes. Esto se debe a su alto contenido en polifenoles, que funcionan como micronutrientes eficaces para eliminar placa y bacterias, y si no nos excedemos en el consumo, los dientes no se ponen amarillentos.

El café sobre el corazón aumenta la sensibilidad de las vías neuronales y pasan más rápido los impulsos eléctricos que van al sistema cardiovascular. Tras 15 minutos desde la ingesta, la cafeína eleva el pulso y aumenta la presión arterial entre 10 y 15%. Estudios recientes confirman que un consumo moderado no es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, hipertensión o arritmias.

A nivel del estómago, el café mejora la digestión, por lo que nos sienta tan bien una taza luego de comer. La cafeína activa los receptores en el estómago y aumenta las secreciones gástricas, y es así que el mayor nivel de ácidos ayuda a digerir la comida rápidamente. Un exceso de café, o tomarlo con el estómago vacío, produce acidez por este motivo.

El café acelera el funcionamiento intestinal, ayuda a digerir más rápidamente los alimentos, y tiene un efecto laxante ligero.

El café es señalado como un diurético y se lo acusa de causar deshidratación. Esto es cierto, pero su efecto diurético no es tan marcado. Si se lo ingiere moderadamente y se toma una cantidad diaria de agua adecuada, el café ayuda a combatir la retención de líquidos.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*