El té y el café: ¿Perjudiciales para el corazón?

¿Es real que el café y el té son perjudiciales para nuestra salud? ¿Realmente corremos riesgos cardiovasculares bebiendo café o té regularmente? Para los amantes del té y el café que se están privando de beberlos les traigo aquí novedades muy positivas.

 

El té y el café: ¿Perjudiciales para el corazón?

Recientemente, estudios científicos sobre la acción del té y el café en el organismo humano, arrojaron resultados que han logrado desmitificar una antigua creencia que alejaba a amantes del café y del té de estas bebidas.
En el ESC Congress celebrado en el mes de Septiembre del año 2014 en Barcelona, se presentaron distintos estudios, provenientes de diversas entidades relativas a la salud, sobre la influencia del té y el café en las enfermedades cardiovasculares.

Este congreso suele reunir a aproximadamente 30.000 cardiólogos provenientes de todo el mundo en cada una de sus celebraciones. Allí se presentan los  estudios más actuales, relativos a las enfermedades cardiovasculares.
El mito de que el café y el té perjudican los casos de problemas cardiovasculares y que contribuyen con el riesgo de contraer ese tipo de afecciones se ha desterrado, según lo demuestra el resultado de uno de los estudios presentados en el congreso.

Asimismo, en el estudio se pudo constatar que tanto el té como el café no colaboran en las causas de muerte por infecciones. Quienes realizaron el estudio en cuestión son los integrantes de la Sociedad Europea de Cardiología.
El estudio se basó en un seguimiento que duró tres años y medio y fue realizado con un grupo de 130.000 pacientes con edades entre los 18 y 95 años. El resultado de este estudio fue presentado por Almudena Castro, cardióloga del hospital de La Paz de Madrid.

Más allá de las cuestiones estrictamente científicas, la doctora afirmó que los resultados de este estudio permiten desmitificar, completamente, la antigua creencia de que tanto el té como el café colaboran en el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares.

Otro de los resultados paralelos que arrojó el estudio, fue que los consumidores de café tienen hábitos más perjudiciales para la salud que los consumidores de té.

Por otra parte, dentro de los trabajos presentados en el congreso hay uno que generó como resultado, lo beneficioso que es el consumo de fruta tanto para la prevención como para la disminución de las enfermedades cardiovasculares.

Notaron a través del seguimiento de pacientes como se reducían los riesgos cardiovasculares en quienes consumían regularmente fruta. Por otra parte, se saco en concreto que el promedio de reducción de este tipo de afecciones, gracias al consumo regular de fruta, va desde un 25 a un 40 %.

Realmente, un porcentaje más que estimulante para comenzar a consumir fruta o aumentar su consumo en pos de cuidar nuestra salud. De esta manera, evitaremos los riesgos cardiovasculares o inhibiremos el progreso de las afecciones.

Por lo tanto, aquellos amantes de estas dos bebidas milenarias, el té y el café, pueden dar rienda suelta a su pasión y consumirlos sin inconvenientes. Sobre todo, para quienes habían tomado el hábito de beber el café descafeinado debido a problemas cardiovasculares, ya pueden volver a beber el café convencional y disfrutar de todo su sabor y potencia.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*