Elementos para preparar café: consideraciones al momento de elegir nuestra cafetera

Existen algunas variedades de cafeteras según el gusto y costumbre de quienes tomamos café
Existen algunas variedades de cafeteras según el gusto y costumbre de quienes tomamos café

 

La cafetera es un aparato para preparar café como bebida caliente. El complemento a la cafetera es el molinillo de café, con el cual se determina la tamaño del grano necesaria para cada cafetera.

Existen diversos tipos de cafetera, cada una con ventajas y desventajas.

 

Cafetera de filtro, de goteo o percolador

Consiste en un depósito de agua que se calienta y se hace pasar a través del café molido que está depositado sobre un filtro de papel o de malla de aluminio o plástico. El agua pasa lentamente a través del café medianamente molido, que cae por gravedad hasta una jarra gota a gota. Usualmente la jarra es de cristal y va sobre una base o placa eléctrica que lo mantiene caliente. Ideal para preparar varias tazas de café. Funciona con energía eléctrica.

Inventada en 1907 por la marca Melitta Benz. Aunque en España su uso no llega al 25% de los hogares, mundialmente es el sistema más empleado, especialmente en EEUU y norte de Europa.

Consejos:

  • Uso de agua mineral.
  • Humedecer el filtro de papel antes de colocarlo para evitar posibles sabores a celulosa.
  • No llenar demasiado el filtro de papel para evitar que el agua rebose.
  • Antes de servir el café remover con una cuchara para homogeneizar el producto.
  • Limpiar la cafetera sin jabón.
  • El punto de molienda deberá ser bastante más grueso que el utilizado en una cafetera espresso, ya que la única presión que actúa es la atmosférica.

 

Cafetera Express

La Cafetera Express o Exprés o Espresso hace pasar agua caliente, regularmente 90° a presión de 8-10 atmósferas por 20 a 30 segundos por café molido muy fino, extrayendo su sabor y esencia. La preparación básica de esta cafetera es el café expreso. Esta máquina nació a principios del siglo XX, gracias al ingeniero Luigi Bezzera, en Italia, de donde se expandió a toda Europa. Hoy en día existen diferentes categorías como la manual de palanca, hidráulicas y automáticas de erogación continua. Es muy común en restaurantes y cafés, aunque también se ha extendido últimamente en el hogar. Usualmente constan de un portafiltro, filtro, boquilla para espumar la leche y lo más importante, la bomba de presión. La presión es la clave y determina la cremosidad del café. La preparación es rápida, menos de 2 minutos (de ahí su nombre expreso), y se obtiene un café aromático, con cuerpo y gran sabor. Funciona con energía eléctrica.

Es el sistema más extendido en los países de la zona mediterránea, especialmente en España, Portugal e Italia. En esta última fue donde, de la mano de Luiggi Becerra y Desiderio Pavón, en el año 1901 se inventó la primera máquina, que ha ido evolucionando a lo largo de los tiempos hasta la fabricación de máquinas de alta gama electrónicas con las que conseguimos extracciones ideales para el café natural.

La máquina de café espresso (nombre que hace referencia a la rápida preparación) permite disponer de una producción continuada de tazas de café, además de agua caliente para infusiones y vapor para calentar leche.

La definición científica del espresso es: «Bebida polifásica preparada con café tostado, molido y agua. Constituida por una fina capa de crema de unos 3-4mm, la cual esta formada por pequeñas burbujas de gas sobre una emulsión de aceites en una solución acuosa de azúcares, ácidos, material proteico, cafeína y sólidos en suspensión (posos).»

 

Cafetera italiana o Moka

La Cafetera Italiana o Moka consta de dos cuerpos que se enroscan por la parte central. La parte inferior es el depósito de agua, que tiene una válvula de seguridad por un lado y donde se pone un filtro con el café, en forma de embudo. La parte superior es el depósito que recibirá el café preparado. El agua al hervir libera vapor, que aumenta la presión dentro del deposito, haciendo que el agua suba por el tubo del filtro hacia arriba a través del café molido extrayendo su esencia y sabor. Al llegar a la parte superior, sale por una pequeña torre perforada en la punta para evitar que se regrese el café preparado y ahí se mantiene hasta que todo el café haya salido. Normalmente se fabrican en aluminio o acero inoxidable. Se usa un café más bien fino regular. Es una manera cómoda, rápida y fácil de preparar café expreso. Funciona sobre los quemadores de la cocina o fuego moderado.

Inventada en el año 1930 por el italiano Alfredo Bialetti, hoy en día se trata de uno de los métodos más usados en los hogares españoles, aproximadamente el 60% la utiliza. Se cree que este éxito se debe principalmente a que el café resultante es el más parecido al obtenido con una cafetera espresso, café de referencia en países como España, Italia y Portugal.

Consejos:

  • Uso de agua mineral.
  • Llenar siempre el agua hasta el borde inferior de la válvula de seguridad.
  • No apretar el café excesivamente, para no obturar el paso del agua.
  • Antes de servir el café remover con una cuchara para homogeneizar el producto.
  • Limpiar la cafetera sin jabón y secarla adecuadamente para que no proliferen los hongos.

 

Cafetera francesa

La Cafetera Francesa, de pistón o prensa francesa, permite preparar café en forma sencilla y manteniendo todos los aceites del café, haciéndolo muy suave y delicioso. Esta cafetera pese a que fue una invención italiana, fue popularizada por los franceses, de ahí su nombre. El café debe ser molido con grano grande para que no traspase el filtro.

La prensa francesa tiene una forma exterior muy similar a la de un pistón o émbolo que se desliza sobre una superficie cilíndrica de vidrio o plástico, suele tener un asa para que pueda verterse el contenido de su interior a una taza cuando se considere listo. El émbolo tiene una especie de filtro de nylon, acero inoxidable o goma capaz de dejar pasar sólo el agua y no los posos y restos de café.

El funcionamiento de este tipo de cafetera es muy sencillo: se deposita en el fondo agua muy caliente junto con la mezcla molida de café y se deja reposar unos minutos, dependiendo del café y de los gustos puede ir entre 5 y diez minutos aproximadamente. En este proceso inicial se ha dejado el pistón ubicado en la parte superior sobre la mezcla de café y agua y tras haber pasado el tiempo que se considera oportuno, se aprieta el pistón y el émbolo baja separando el agua con la infusión de café en la parte superior y dejando los posos o restos del café en la parte inferior.

Es un sistema poco usado en nuestros hogares, pero se trata de uno de los métodos más sencillos de preparación. Ideal para el consumo de cafés de alta gama monovarietales.

Consejos:

  • Uso de agua mineral.
  • Adaptar la cantidad de café en función de los gustos (aprox. una cuchara sopera/taza).
  • Verter el agua unos segundos después de hervida.
  • Dejar reposar la mezcla unos 3 minutos antes de prensar.
  • El punto de molida deberá ser algo más grueso que el de una cafetera espresso ó moka.

 

Fuente: www.bedri.es

Acerca de Matias Pecorari 132 Articles
Editor general y redactor de contenidos en Red Estrategia. Especialista en Adwords y Adsense. Hincha fanático del club Colón de Santa Fe. Pueden seguirme en mi cuenta de Twitter @matupeco20

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*