Consejos para tostar el café en casa

tostar cafe en casa
tostar cafe en casa

Hace algunas décadas atrás, era habitual comprar los granos de café verdes para tostarlos en casa. En la actualidad, el café ya tostado se comercializa en forma masiva. Sin embargo, algunos amantes del café disfrutan de tostar el café en casa. Así logran capturar el máximo sabor y frescura en sus tazas.

Lo primordial para tostar el café es la materia prima. Es decir, elegir un buen café que debe consumirse antes de pasado un año, y debe conservarse en un recipiente hermético en lugar fresco y seco.

Lo ideal, para aprovechar todo el aroma y sabor, es tomarlo antes de los diez días de haberlo tostado. Por este motivo debe tostarse sólo la cantidad que se utilizará en esos días. De la misma manera, es mejor dejar reposar entre 12 y 72 horas luego de tostar el café, antes de consumirlo.

Para evitar la pérdida de aroma y su oxidación por la acción del aire, el café tostado debe conservarse en un recipiente hermético. Buena parte del sabor desaparece alrededor de una semana después de tostar el café

El recipiente para tostar el café debe reservarse exclusivamente para este fin, de manera tal que no se contamine con otros sabores. Se tuesta a fuego bien alto, con los granos extendidos en toda la superficie, por ello lo ideal es utilizar una sartén. Lleva alrededor de 15 minutos tostar, pero se deben remover en forma constante y vigilar para evitar que se quemen.

Otra forma de hacerlo, es colocar los granos extendidos en una bandeja, y se los hornea durante 8 a 10 minutos en horno fuerte, a 250 grados. Siempre se debe controlar el proceso, para evitar que el café que se queme.

Hay quienes prefieren utilizar las máquinas de hacer pop corn, optando por aquellas en las que el aire caliente entra por ambos lados. Evitando las máquinas que tienen una malla en el fondo, pues pueden quemar el café.

El café debe tostarse en una zona aireada, debido a que produce humo en su proceso. Y luego de tostarlo, el café debe enfriarse inmediatamente. De lo contrario el grano continúa caliente en su interior y se sigue tostando. Para ello una buena opción es traspasarlo a una bandeja fría y dejarlo en un lugar bien aireado.

Es necesario considerar que cuanto más tostado quede el grano, más amargo será su sabor. Y a menor punto de tostado, se obtendrá un sabor más dulce y ácido.

Ello se debe a que los granos se caramelizan con el proceso. Pero si se excede el calor, los granos se carbonizan y adquieren un sabor demasiado amargo.

Para lograr un buen tostado, es necesario vigilar todo el proceso. Prestando especial atención a los cambios de color y los ruidos que provoca el café al tostarse. Esta es la manera de aprender a lograr el punto adecuado. Algo que además cada consumidor adquirirá con la práctica, de acuerdo a su gusto.

Cabe señalar sin embargo que en el primer crujido, se forman grietas en el grano, los azucares comienzan a caramelizar, el agua a evaporarse y el aceite del grano a salir. Desde el segundo crujido, puede comenzar a quemarse el grano. Razón por la cual es cuando más es necesario estar atento.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*