Quince razones de peso para seguir tomando café, sin excusas

Siempre hay buenas razones para tomarnos una buena taza de café
Siempre hay buenas razones para tomarnos una buena taza de café

 

Tenemos ese aroma delicioso del café por la mañana en nuestras casas. El café es la bebida aromática que más se consume en el mundo, y sus efectos dañinos o benignos al organismo han sido controversiales desde la antigüedad. Según los estudios más recientes, no hay motivos para dejarlo, pues tiene muchos beneficios para la salud.

La bebida de café contiene hasta mil sustancias alimenticias aparte a la cafeína y que para el organismo humano son importantes, los efectos de la cafeína son cortos y transitorios, ya que no se acumula en el cuerpo al eliminarse mediante la orina. La cafeína se encuentra en más de 60 plantas y árboles (café, te y cacao, entre otras).

Una cantidad moderada se puede definir entre una y tres tazas de café, y de esta forma se pueden ver disminuidas entre dos y cinco veces las posibilidades de enfermarse del mal de Parkinson. Además, se disminuye entre un 15 y un 60 por ciento las probabilidades de enfermarse de diabetes, porque el grano contiene minerales, cafeína y un ácido llamado “ácido clorogénico”, el cual inhibe la producción excesiva de glucosa.

Existen muchos mitos alrededor del café que son afirmaciones falsas, como por ejemplo que es una sustancia abortiva, que causa infertilidad y afecta el desarrollo de los niños, siempre que no se tome en exceso.

Si el café se consume en exceso -más de cinco tazas diarias- puede tener consecuencias negativas como dolor de cabeza, debilidad, alteración de los nervios y perturbación del sueño si se lo toma a la hora de dormir. Síntomas de esto son comunes, como un aumento en el ritmo cardíaco, palpitaciones, aumento de la tensión arterial, irritabilidad, insomnio, ansiedad, intranquilidad, temblores, acidez estomacal, diuresis, náuseas o vómitos.

¿Café normal o descafeínado?

La cafeína es una sustancia que influye sobre el sistema nervioso, aumentando la capacidad mental y la percepción. Puede causar insomnio y palpitaciones si se consume de forma exagerada, pero no es posible que llegue a ser adictiva para el organismo, pues no tiene el mismo efecto que las drogas.

El café descafeinado es sometido a un proceso extra para ser despojado de una gran cantidad de cafeína. No se le puede extraer por completo esta sustancia, pero sí entre un 85 y 95%. Sin embargo ya no tendrá tantos beneficios para la salud como el café normal, sino que será una bebida corriente.

Una sana alimentación no necesita incluir cafeína, pero hacerlo de forma moderada no producirá ningún riesgo para la salud. ¿En qué le beneficia? Nada más preste atención:

  1. Le da más energía. Los investigadores han encontrado que la cafeína estimula al sistema nervioso, facilitando la coordinación, mejorando el estado de ánimo y la motivación. También incrementa la energía, la resistencia y la rapidez, y disminuye el cansancio.
  2. Ayuda a estar alerta y a tener mejor concentración. Al aumentar la actividad mental posiblemente le quite el sueño, aunque a muchas personas mas bien les provoca somnolencia.
  3. Evita coágulos sanguíneos. Próximamente se usarán fórmulas de cafeína en la elaboración de medicamentos para evitar coágulos sanguíneos que causan ataques cardíacos y embolias cerebrales.
  4. Reduce el dolor de cabeza. Tomar una taza de café puede disminuir o eliminar el dolor de cabeza, pues éste se debe a la tensión de los vasos sanguíneos del cerebro y el café puede dilatarlos, reduciendo la intensidad del dolor. También favorece el efecto analgésico de la aspirina.
  5. Reduce el riesgo de sufrir Parkinson. Un estudio reciente ha señalado al café como una sustancia protectora que puede reducir el riesgo de padecer el mal de Parkinson.
  6. Mejora el asma y las alergias. La cafeína dilata los bronquios, combatiendo las crisis de asma y otras alergias. Incluso en la actualidad la cafeína es una de las principales sustancias de muchos medicamentos para problemas respiratorios.
  7. Previene la formación de cálculos. El café tiene un efecto diurético y mediante el incremento de la eliminación de orina se desechan minerales que podrían acumularse. Las personas que toman café diariamente pueden reducir hasta en un 50% el riesgo de formación de cálculos biliares.
  8. No aumenta el riesgo de osteoporosis. Investigaciones recientes han determinado que consumir café en dosis moderadas no incrementa el riesgo de sufrir osteoporosis. Si consume la cantidad necesaria de calcio en su alimentación, la cafeína no modificará el calcio en los huesos.
  9. No provoca úlcera. Las úlceras son causadas por la bacteria helicobacter pylori principalmente. El exceso de café (más de cuatro tazas diarias) aumenta la producción de jugos gástricos y puede agravar cualquier lesión estomacal. Por lo tanto, al igual que otros alimentos irritantes, no se recomienda si se padece de problemas gastrointestinales.
  10. Disminuye el riesgo de desarrollar cáncer. Consumir café moderadamente previene varios tipos de cáncer como el de colon o de vejiga, pues el café contiene 300 sustancias benéficas y antioxidantes que neutralizan, mediante los componentes conocidos como cafestol y kahweol, los radicales libres que producen la oxidación de las células y, con ello, el cáncer.
  11. No afecta su consumo en la infancia. La cafeína no produce efectos negativos en las cantidades que puede consumir un niño. Hay estudios que demuestran que la cafeína no es tóxica en los niños normales. Sólo en los niños hiperactivos debe ser restringida, pues es un estimulante.
  12. Previene las caries. Ayuda a prevenir la caries, pues evita el crecimiento de bacterias en la boca, siempre y cuando se tome sin azúcar o leche.
  13. Disminuye la depresión. La depresión es una enfermedad y como tal se debe tratar bajo la supervisión médica de un especialista. Sin embargo, estudios publicados por centros de investigación con reconocimiento mundial, descubrieron que el consumo moderado de café (menos de cuatro tazas diarias) ayuda a sobrellevarla, pues es un estimulante natural que brinda energía.
  14. Reduce el riesgo de desarrollar diabetes. Según recientes investigaciones, beber entre tres y cuatro tazas de café al día puede reducir hasta en un 30% el riesgo de desarrollar diabetes, ya que sus componentes disminuyen la concentración del azúcar en la sangre.
  15. Protege al hígado. Un estudio que involucró a más de 128 mil adultos concluyó que la gente que toma 4 tazas de café al día tiene 5 veces menos riesgo de desarrollar cirrosis hepática, que aquellos que no ingieren la bebida.

Recuerde que si desea cuidar su peso y salud, es mejor utilizar leche descremada y algún edulcorante para endulzar su café, ya que el exceso de azúcar podría resultar en un aumento de peso.

Estas recomendaciones son aptas para personas sin ninguna enfermedad o condición fisiológica importante. En algunos casos como el embarazo, se recomienda limitar la cantidad a no más de 300 mg/día de cafeína, ya que un exceso puede reducir indeseablemente el peso del recién nacido (hay 125 mg en una taza de café, y 70 mg en una taza de té).

 

Fuente: Rebeca Hernández - Nutricionista, para www.saborysalud.com

Acerca de Matias Pecorari 132 Articles
Editor general y redactor de contenidos en Red Estrategia. Especialista en Adwords y Adsense. Hincha fanático del club Colón de Santa Fe. Pueden seguirme en mi cuenta de Twitter @matupeco20

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.