El mejor café: Café cultivado en casa

Para aquellos amantes del café, quienes disfrutan beber una taza del mejor café día a día ha llegado una opción ideal. Qué mejor que beber una taza de café cultivado por sí mismo.

Es el ideal soñado y muchas veces visto en los filmes, café calentito directo de la tierra a la taza de café. Pero les traigo una buena noticia, ese ideal es hoy posible vivan en Colombia o en cualquier parte del mundo.

Y lo mejor es que no se necesita un gran pedazo de tierra para llevarlo adelante. Con sólo una maceta de buen tamaño bastará para cultivar su propio café en casa.

 

El mejor café: Café cultivado en casa

Según una técnica de cultivo sencilla, ustedes podrán cultivar su propio café en casa. Simplemente, con un poco de dedicación les será posible obtener un café cuya calidad sea controlada.

Es decir, una calidad de café que les asegure un proceso natural y les brinde el mejor sabor a la hora de degustarlo.

¿Por qué no probar con un cultivo de café propio?

Ahora bien ¿qué es lo que necesitamos para cultivar café en casa? . En primer lugar, debemos conseguir las semillas de café o las bayas. Éstas contienen las semillas dentro y nos aseguran estar frescas. Las semillas solas no siempre poseen la frescura necesaria y es más difícil denotarlo si no tenemos demasiado conocimiento al respecto. Y lo mejor es que al trabajar con semillas frescas nos aseguramos una germinación más rápida.

Una vez que tengamos las semillas de café debemos preparar la tierra, lo mejor es utilizar tierra nueva. Para esto podemos preparar con tiempo una mezcla de tierra con desechos orgánicos, cáscaras de verdura y fruta.

Asimismo, podemos comprar la famosa tierra negra que se vende en viveros y casas de forrajeria. Preparada la tierra debemos proceder a plantar las semillas, lo recomendable es hacerlo a aproximadamente unos 4 cm de profundidad.

Cuando tengamos las semillas de café plantadas, debemos regarlas con abundante agua. A medida que pasen los días el riego se reduce para evitar la humedad en demasía.

Para quienes no se animen a llevar adelante todo el proceso pueden recurrir a comprar la planta de café, en vez de esperar a que la semilla germine.

Una vez que las bayas se tornen de un color rojo fuerte será el momento de quitarles la pulpa y secarlas al sol por aproximadamente 3 días. Finalmente, se deben tostar los granos, esto es posible hacerlo sobre una sartén o plancha de cocina. Luego, deberán moler los granos en una máquina apropiada.

Aunque es un proceso que lleva su tiempo, definitivamente vale el poder saborear un café cultivado en casa. Sólo deben tener en cuenta el cuidar la planta de temperaturas excesivas, controlar el avance de enfermedades sobre la planta o insectos que la perjudiquen.

¿Quiénes se animan a llevar a cabo la aventura de cultivar su propio café en casa? Recuerden que no es imprescindible tener un gran espacio de tierra, el cultivo puede hacerse en una maceta amplia. Bastará con dedicarle el tiempo necesario y esperar para degustar el resultado de su cultivo.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.