Café para niños

Mariela Vergagni y Diego Cores, padres de 2 curiosos niños, que les encanta pasear, sintieron que faltaba, un nuevo concepto de restaurant/café en la ciudad. Un lugar en donde tanto adultos como niños pudieran disfrutar, relajarse y divertirse al mismo tiempo, sintiéndose incluidos.

 

Café para niños

El desafío fue hacer con que todos estos deseos pudieran convivir juntos y en armonía. Lo imaginé como un lugar acogedor, divertido con un ambiente que transmitiera alegría y calma,  pero que fuera juguetón y a la vez elegante y confortable. Fiii Fun House es un Café, Restaurant, espacio de juegos para bebes y niños y un salón de fiestas en que tanto los niños como los adultos se sienten integrados.

Los arquitectos comentan: Le dimos mucha importancia al diseño de cada elemento del mobiliario, a la elección de cada jueguete para materializar un espacio único. Un lugar en donde los padres pudieran estar cómodos, distenderse (mientras sus hijos están cuidados y entretenidos) y  disfrutar del diseño, a la vez que sus niños disfrutan de juegos más artesanales y grupales, que estimulen sus imaginación y sociabilidad (lejos de las tecnologías y individualidades que marcan la tendencia actual).

El uso de la madera ayudo a crear este ambiente acogedor, al mismo tiempo que me ayudo a controlar el rebote del sonido. El uso del corcho, material ecológico y natural, en la parte de los juegos en las paredes y piso (del espacio de juegos de los bebes) fue también una herramienta para absorber el rebote del sonido de los niños. La propiedad está dividida en dos pisos. En planta baja se encuentra la cafetería y el espacio de juegos y en planta alta, más reservado un salón para eventos.

Con el objetivo de controlar el open space de planta baja y crear diferentes zonas con distintos ambientes (zonas más reservadas para los padres, espacios de juegos para niños, bebes, mesas comunitarias para las meriendas de grupos de padres…) se crearon las 3 Fun Houses. Con el recurso a estas 3 casas con distintos usos se creó una imagen fuerte desde el exterior, que comunica  la esencia del lugar.

La primera casa una mesa comunal para adultos, mas reservada, no solo están en un espacio más privado, como también están protegidos del sonido envolvente. La segunda casa es un espacio de juegos para bebes, protegiéndolos del bullicio de los niños más grandes. El piso es de corcho para que sea a prueba de caídas y todos los juegos son didácticos. La tercera casa es una mesa didáctica para niños, con hamacas en vez de sillas.

En esta mesa pueden dibujar, cortar, pintar, usar su imaginación. Sentí que con el uso de hamacas en vez de sillas ayudaría a que los niños se pudieran sentir mas libres y relajados para que se perdieran en su imaginación.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*