Buenas costumbres y etiqueta a la hora de servir café

Si disfrutas del café y además de recibir invitados en casa, te daremos algunos consejos de etiqueta y buenas costumbres a la hora de servir el café que te harán el anfitrión perfecto.

La primer regla de cordialidad es comunicarse con los invitados, sin dejar de preguntar sus preferencias en cuanto al café, ofreciendo diferentes posibilidades: solo, corto, largo, con leche, entre otras opciones.

Si te gusta ofrecer distintas variedades de café debes explicárselo a tus invitados, ampliando sobre las características de cada una: si es una variedad suave, intensa, aromática, características de sabor y aroma. A tus invitados les encantará aprender, si los ves interesados aprovecha a darles información sobre el café y lo que tienes para ofrecerles.

 

Buenas costumbres y etiqueta a la hora de servir café

Hay personas a quienes no les gusta el café, o no pueden beberlo por razones de salud, así que en tu mesa de café no olvides tener disponibles té y algunas infusiones herbales como manzanilla, menta o mezcla de hierbas. También puedes ofrecer café descafeinado.

Para un servicio correcto, el café debe llevarse a la mesa en una bandeja donde deberá haber una jarrita con el café recién hecho, leche caliente, leche fría – hay quienes la prefieren o para enfriar su café –, también distintos tipos de azúcar (con pinzas en caso de servir terrones), y edulcorantes. Puedes ofrecer el azúcar en una azucarera o en un pequeño recipiente en el caso de sobres.

La taza siempre se debe dejar encima del plato, y sobre la superficie donde se lo va a colocar, ya sea la bandeja o la mesa. No se debe entregar en la mano, pues la posibilidad de derrames o de que alguien se queme son muchas.

Las tazas, entonces, llegan a la mesa apoyadas en su plato correspondiente, prestando atención al detalle de que la cucharita esté al lado del asa y que el asa quede del lado de la mano derecha del comensal. Si el comensal es zurdo, debes colocar el asa y la cucharilla cerca de la mano izquierda.

La cantidad justa: Nunca llene demasiado la taza. Cuando vaya a tomar una taza para llenarla con café nunca la toque por el borde superior. Debe tratar de no tocarla o agarrarla por el asa.

Acompañamiento ideal: Si el café lo vas a servir junto con el postre es perfecto, pero si lo vas a servir en vez del postre, es conveniente ofrecer unos dulces pequeños como galletas variadas o una rebanada de coffee cake.

Los bordes no se tocan: Cuando sirvas café, nunca toques con tus dedos los bordes de la taza, a algunas personas les molesta pues allí posarán sus labios y además, va contra el protocolo del café y se ve como un gesto torpe.

Ofrece agua fresca: Un vaso de agua fría pero no helada es buen complemento a una taza de café pues limpia el paladar y realza el sabor. Opta por un agua gasificada si desear destacar aun más la experiencia.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*