Café “de elefante”, producto único y exclusivo

Los fanáticos del café ya habrán oído nombrar al kopi luwak, el café más caro del mundo, que se obtiene de los granos presentes en el excremento de un animal marsupial llamado civeta, autóctono de la región de Indonesia. Con esta particular manera de conseguir un café costoso y exclusivo, en Tailandia ya se produce café “de elefante”.

 

Café “de elefante”, producto único y exclusivo

En efecto, en las colinas del norte del país asiático ya se encuentra activa la producción, que se vende bajo el nombre de Blacky Ivory Coffee, y además es un emprendimiento sustentable, ya que lo llevan a cabo las mujeres de los cuidadores de elefantes, con lo cual mejoran su situación económica.

Las mujeres se encargan de alimentar a los elefantes con granos de café, luego los recogen de los excrementos, lo lavan y lo tuestan, para ofrecer un producto único. La idea surgió de un emprendedor canadiense, a quienes los cornacas – guías y cuidadores de elefantes – tomaron por loco.

En el aparato digestivo de los elefantes, el café se mezcla con hierbas y frutas que el animal también consume, además los jugos gástricos suavizan la intensidad del café. Luego, el proceso de tostado permite terminar de elaborar un café exquisito, de acuerdo a quienes lo han probado.

son las mujeres de los guías de elefantes quienes extraen los granos
son las mujeres de los guías de elefantes quienes extraen los granos

Este café, se encuentra únicamente en hoteles de lujo de Asia, donde cinco tazas del tamaño de un expreso se venden por más de 60 euros, o 68 dólares. Este café tiene una producción muy escasa, que apenas araña los 150 kilos de cosecha en lo que va del año, por lo que su carácter de exclusivo y único es reforzado.

Este producto además, promociona su compromiso con el comercio justo. Como decíamos, son las mujeres de los guías de elefantes quienes extraen los granos de los excrementos, los lavan y secan al sol, permitiendo un extra de ingresos para la comunidad local. Se necesita darle de comer 33 kilos de café a los elefantes, para obtener apenas uno de producto final.

Aseguran que su sabor es muy suave, entre el chocolate y el caramelo, y pronto llegará a los cafés más exclusivos de Europa.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*