Cafetera de vacío, sifón japonés o Cona, una forma distinta de hacer café

Cafetera de vacío, una forma distinta de hacer café

Cafetera de vacío, sifón japonés o Cona, una forma distinta de hacer café

Cafetera de vacío. Tipos de cafeteras.

 

Cada fanático del café tiene su propia forma de prepararlo, su favorita. Una de las menos conocidas pero muy apreciada por quien la elige es la de la cafetera de vacío, sifón japonés o Cona.

Como dijimos, no es de las cafeteras más conocidas, ni más utilizadas, pero también tiene sus seguidores. Surgió en Alemania en 1830, y su diseño es muy diferente a la mayoría de cafeteras que se conocen en el mercado, como es el caso de la cafetera italiana, cafetera de goteo, cafetera de brazo o exprés, cafetera de embolo o cafetera de cápsulas, entre otras.

A partir del diseño original de 1830, sufrió diversas modificaciones en distintas ocasiones, y la que actualmente se usa es de principios del siglo XX. Se la conoce como Cona, pues es la marca comercial con la que se vende y sifón japonés se debe a que este modelo se puso de moda entre los nipones luego de permanecer en el olvido durante mucho tiempo, con lo cual adoptó ese nombre también.

Existen diversos modelos, pero el más genuino de cafetera de vacío está fabricado en cristal prácticamente en su totalidad, lo cual implica que el café se contamina lo menos posible debido a la pureza de este material. La cafetera Cona está compuesta de dos piezas superpuestas de forma esférica, y en la parte de abajo se encuentra un mechero de alcohol para prender fuego, aunque las cafeteras más modernas tienen placas eléctricas de calor.

A diferencia de la mayoría de cafeteras que recurren a la filtración como método de preparación de café, en la Cona o cafetera de vacío, se utiliza la infusión. Además, el agua nunca llega a ebullición, con lo cual se logra una temperatura óptima para que el café resultante sea exquisito.

En esta cafetera, el agua comienza a subir a la parte superior a medida que adquiere temperatura, allí está el café que así se infusiona. Se revuelve suavemente y se apaga el fuego.

A medida que el aire de la parte inferior comience a enfriarse – una vez apagado el fuego –, comenzará a absorber el líquido, de nuevo, hacia abajo, obteniendo un café puro y exquisito, resta abrir la Cona y servir el rico café.

El agua sube al recipiente superior al convertirse en vapor, pasando a través de un tubo. Todo ello es debido a la contracción y expansión de los gases y al vacío que genera. Después, como consecuencia de la presión negativa, el líquido vuelve al recipiente inferior. Al ser toda de vidrio, esta cafetera además ofrece un proceso muy vistoso ya que podemos ver a los líquidos subir y bajar en cada etapa.

Esta cafetera tiene algunas desventajas, como puede ser el cuidado que tenemos que tener al manipularla ya que es toda de vidrio, y también que el pequeño orificio por el que pasa el café resulta difícil de limpiar.

Para la cafetera de sifón japonés, se aconseja un café de tipo molido medio, es decir, ni muy fino ni muy grueso.

Enciende el mechero de alcohol.

Además de para realizar café, el sifón japonés se utiliza en ocasiones para preparar otro tipo de bebidas, caldos o cremas, algo que algunos expertos chefs han logrado realizar – aunque no se recomienda hacerlo en casa, a riesgo de estropear nuestra cafetera.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*