Historia del Café (Parte 2): Nuevo Mundo

Hoy en día la “aldea global” es una realidad: todos y todo a un paso de alcance. Cómo dejar, en este contexto, de mirar a los orígenes, es especial de aquellas cosas que nos apasionan y son parte de nuestro día a día. Por ello, he aquí la historia del café: una historia llena de hechos fortuitos, curiosidades y tantas casualidades que hace pensar que el recorrido del café es obra del destino.

 

El café llega a Europa

Los viajeros europeos que visitaban Oriente Próximo retornaban a la tierra natal con historias de esta inusual bebida negro oscuro. Ya para el siglo XVII, el café había hecho su camino a Europa y fue cada vez más popular en todo el continente. Los opositores fueron excesivamente prudentes, llamando a la bebida “la amarga invención de Satanás”. Con la llegada del café a Venecia en 1615, el clero local la condenó. La polémica fue tan grande que el papa Clemente VIII fue llamado para intervenir en el asunto. Pero, antes de tomar una decisión, se decidió a probar la bebida por sí mismo. Gracias a este sencillo acto de prudencia, podríamos decir que el café comenzó su paso al mundo occidental; de otra manera, quizás hubiese sido olvidado por siglos. Él encontró la bebida tan satisfactoria que le dio la aprobación papal.

A pesar de tales controversias, en las principales ciudades de Inglaterra, Alemania, Austria, Francia, Alemania y Holanda, las casas de café estaban convirtiendose rápidamente en centros de actividad social. En las “universidades de peñique” (penny universities) de Inglaterra también surgieron, llamadas así porque por el precio de un centavo (peñique en la moneda inglesa, la libra) se podía comprar una taza de café y entablar una conversación estimulante. Para la mitad del siglo XVII, Londres se encontró avasallado con más de 300 casas de café, muchas de las que atrajeron a clientes con intereses comunes, tales como comerciantes, transportistas, corredores y artistas.

Café en Londres
Café en Londres

Muchas empresas surgieron de estos cafés especializados. Lloyd de Londres, por ejemplo, entró en existencia en el Edward Lloyd Coffee House.

 

El nuevo mundo

En los mediados de los años 1600, el café fue traído a Nueva Ámsterdam, un lugar que más tarde sería llamado Nueva York por los británicos.

Aunque las casas de café empezaron a aparecer rápidamente, el té siguió siendo la bebida favorecida en el Nuevo Mundo hasta el año 1773, cuando los colonos se rebelaron en contra de una fuerte suba a los aranceles fiscales del té, que fue impuesto por el rey Jorge. La revuelta, conocida como “La Fiesta del Té” de Boston (el famoso Tea Party, de donde proviene la hoy conocida corriente política estadounidense), que cambiaría para siempre la preferencia de la bebida americana, orientándose al café.

 

Plantaciones en el Mundo

Como la demanda de la bebida siguió extendiéndose, no había competencia tensa para cultivar café fuera de Arabia. Aunque los árabes pusieron mucho empeño para mantener su monopolio, los holandeses finalmente tuvieron éxito y, en la segunda mitad del siglo XVII, obtuvieron algunas plantas del semillero.

Sus primeros intentos de plantar en la India fracasaron, pero tuvieron éxito con sus esfuerzos en Batavia, en la isla de Java, en lo que hoy es Indonesia. Las plantas prosperaron y pronto los holandeses tuvieron un oficio productivo y cada vez mayor en el café. Tanto que pronto expandieron el cultivo de árboles de café a las islas de Sumatra y Célebes.

El holandés hizo una cosa curiosa, sin embargo. En 1714, el alcalde de Amsterdam presentó un regalo de una planta de café al joven al rey Luis XIV de Francia. El rey ordenó que se plantara en el Jardín Botánico Real de París. En 1723, un joven oficial de marina, Gabriel de Clieu obtuvo una planta del semillero para el Rey. A pesar de un arduo viaje (debido a un clima horrible: un saboteador que intentó destruir la planta y un ataque pirata), se las arregló para transportarla de forma segura a Martinica. Una vez plantada, ésta prosperó y a éste hombre se le atribuye la propagación de más de 18 millones de árboles de café en la isla de Martinica (que se expandieron en los 50 años subsiguienteS). Fue también ésta acción la que posibilitó que los árboles de café se instalaran en todo el Caribe, Centro y Sur América.

 

Brasil, industria millonaria con sólo un ramo

También se dice que el café ha llegado a Brasil en manos de Francisco de Mello Palheta, que había sido enviado por el emperador a la Guayana Francesa con el propósito de obtener pantas de café. Pero los franceses no estaban dispuestos a compartir y Palheta no tuvo éxito. Sin embargo, se dice que había participado de manera tan generosamente que la esposa del Gobernador francés quedó cautivada. Como regalo de despedida, ella le hizo entrega de un gran ramo de flores. Enterrado en el interior se encontró con semillas de café, las suficientes como para comenzar lo que es hoy en día una industria de mil millones de dólares.

Café de Brasil
Café de Brasil

En sólo 100 años, el café se había establecido como un cultivo de productos básicos en todo el mundo. Los misioneros y viajeros, comerciantes y colonos continuaron llevando semillas de café a nuevas tierras y los árboles de café se plantaron en todo el mundo. Las plantaciones se establecieron en magníficos bosques tropicales y en las tierras altas de las montañas escarpadas. Algunos cultivos florecieron, mientras que otros fueron de corta duración. Nuevas naciones establecieron en la economía del café. Las fortunas se hacían, y como se formaban también se perdíann. Y para el final del siglo XVIII, el café se había convertido en uno de los cultivos de exportación más rentables del mundo.


Acerca de Natán Gasparotti 16 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*