Café caraqueño, su receta

Café caraqueño, su receta

Café caraqueño, su receta

Café caraqueño, su receta. Recetas de café.

 

Existen muchas recetas de café combinado con bebidas alcohólicas, en general licores y espirituosas. El café caraqueño es una de ellas, con la particularidad de que se prepara con licor curaçao, que tiene su origen en el Caribe y le da al café un sabor especial.

El curaçao se prepara por maceración en alcohol de las cortezas amargas de una variedad de naranja llamada laraha (Citrus curassaviensis), originaria de la isla de Curaçao, en el Caribe y por eso su nombre. Su graduación alcohólica oscila entre los 15º y los 40º. Existen diversas variedades, que van desde los muy dulces a completamente secos.

Las naranjas llegan con los conquistadores españoles a la isla de Curaçao a principios del siglo XVI, sin embargo el suelo árido y las escasas lluvias del lugar dificultaban el crecimiento de las frutas. Se obtuvo, no obstante, un fruto más agrio, conocida como naranja lahara, muy amargas para el consumo directo.

Sin embargo, quiso la casualidad que se descubriera que al secar al sol las cáscaras, se genera un aceite aromático que macerado en alcohol, agua y especias, nos regala el maravilloso licor. La graduación va de los 20º a los 40º, pues hay variedades más dulces y otras más secas, e incluso algunas artificialmente coloreadas como el famoso Blue Curaçao.

El delicioso café caraqueño incluye varios sabores caribeños que se suman al café – que también es un producto de la región. En efecto, tiene un toque de chocolate, la dulzura de un toque de melaza y el ardor del Curaçao. Es una preparación intensa, para quienes no temen ser invadidos por los sabores y sensaciones fuertes de productos con tanto carácter como el café, el licor Curaçao, el chocolate y la melaza o miel de caña de azúcar.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de café molido
  • 1 cucharada de cacao molido
  • 1 cucharadita de melaza
  • 1 cucharada de licor Curaçao

Preparación:

Mezclar el café con el polvo de cacao y preparar el café como de costumbre. Poner en cada taza una cucharadita de melaza y otra de Curaçao. Verter el café caliente y mezclar bien para que se integren los ingredientes. Disfrutar


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*