¿Qué es la Cafeomancia o lectura de la borra de café?

Cómo leer la borra del café

El café es una costumbre milenaria, originaria de los pueblos del Medio Oriente. Pero junto con esta tradición, otra ha perdurado a través de los tiempos, relacionada a lo esotérico y a las creencias ancestrales. Así, la lectura de la borra del café, la Cafeomancia, es una tradición cuyo origen es incierto, se cree que viene de algún lugar de África o de Asia, que es al mismo tiempo desde donde puede rastrearse el origen mismo de esta infusión.

¿Qué es y de dónde proviene la Cafeomancia?

La Cafeomancia, ese es el nombre que se le da a la lectura del café, es un arte adivinatorio, que permite interpretar el presente, el futuro y el pasado a partir de las imágenes que se forman con la borra o poso de café, remanente en la taza.

Aunque la tradición de la Cafeomancia algunos la adjudican a los franceses del siglo XVII, hay vestigios de que la costumbre de realizar una adivinación con las marcas que deja el café en un tazón es bastante más antigua. Posiblemente debamos remitirnos a un origen indeterminado en Persia y Arabia y, desde allí, los viajeros y comerciantes europeos lo exportaron a otros países.

En Armenia, por ejemplo, la Cafeomancia es un arte que forma parte de su cultura y tradición, que se ha transmitido de generación en generación y no existen documentos acerca de los métodos ni de los orígenes exactos de esta práctica.

La primera obra conocida que aborda el tema de la lectura de la borra de café corresponde al adivino Tomás Tamponelli, originario de Florencia, que desarrolló un sencillo manual de Cafeomancia en el siglo XVII. También se sabe que en las cortes de los zares de Rusia y en los caravasares la práctica de esta disciplina era la excusa para pasar el rato y, de paso, desvelar el futuro.

¿Cómo preparar el café para la lectura de la borra?

Veamos el paso a paso de cómo se debe preparar el café y tomarlo, para luego proceder a la lectura de forma correcta, o por lo menos así es como recomiendan hacerlo.

  1. Para proceder a la lectura, se prepara un café molido impalpable, con una cucharada de azúcar y agua fría, que se lleva a fuego suave cuidando que no rompa hervor.
  2. Se revuelve suavemente con cuchara de madera en el sentido contrario al de las agujas del reloj y se sirve en una taza de color blanco.
  3. La persona que lo bebe – que será sobre quien se realizará la interpretación – debe tomarse su tiempo, beber sin apuro, saboreando su café, concentrándose en sus pensamientos y en lo que quiere develar.
  4. Cuando se termina el café, se deja la taza sobre la mesa un par de minutos.
  5. Luego se formula la pregunta en voz alta y se voltea la taza colocándola boca abajo sobre un plato.
  6. A continuación se le dan 7 vueltas a la taza en el sentido contrario al de las agujas del reloj, y se la vuelve a colocar en la posición inicial.
  7. El adivino esperará entonces cinco minutos, tiempo suficiente para que la borra vaya cayendo y formando las figuras que luego son las que se van a interpretar. Luego de esto podrá proceder a la lectura.

Cabe señalar que la interpretación tiene un aspecto simbólico, esta información que recibirá la persona puede serle útil para orientarse, tomar decisiones, para reflexionar acerca de su vida o de alguna situación que lo preocupe.

¿Cómo leer la borra del café en la Cafeomancia?

Cafeomancia - Lectura del café

Una vez que procedimos a preparar el café correctamente para una buena lectura de la borra y la persona a la que se quiere interpretar la lectura lo ha tomado como se ha recomendado, la Cafeomancia intentará interpretar la observación de las figuras o manchas que quedan dentro de la taza de café, y las formas que representan.

En primer lugar, el intérprete sitúa la taza con el asa, como si se tratara de un reloj, de manera que quede en la posición de las 12.

  • El borde de la taza, representará el futuro más lejano, habla también de viajes, desplazamientos y otro.
  • El fondo de la taza, en tanto, se vincula al amor, las relaciones sentimentales y todo lo que tenga relación directa con el afecto, tanto familiar como de pareja.
  • Las paredes de la taza, son las que muestran el presente.

Quienes creen en la cafeomancia aseguran que esa información está dentro de la persona, surge de su sabiduría interior, esa voz que a manera de intuición, señala si se está en el camino correcto o no, o si hay un cambio que debe realizarse.

Lo que ocurre es que a veces no la escuchamos por las  interferencias del afuera.

La lectura del café nos ayuda a mostrar eso que sabemos pero que no vemos.

Cuando aparecen escenas del pasado de la persona es para señalarle aquello que debe dejar atrás, aquello que debe transmutar, aquello que debe desterrar de su interior, se trate de una persona, una situación o incluso una actitud que debe abandonar.

Lo mejor es dejarse llevar por la primera impresión, es decir, por la forma que una mancha nos evoca a primer golpe de vista, sin demasiado análisis.

Formas habituales y su interpretación en la Cafeomancia

Ya vimos, a grandes rasgos, cómo se lee el café, ahora veremos algunas formas habituales que aparecen en la borra del café y cuál suele ser su interpretación.

Figuras que parecen objetos

  • Corona: valentía, poder, fuerza.
  • Espada: vitalidad, vigor, arrojo.
  • Sombrero: voluntad, terquedad, tesón.
  • Herradura: felicidad, suerte en juegos de azar, asociaciones, dicha.
  • Mano: ayuda, empatía con los demás, solidaridad.
  • Mujer: amistad sobre todo con mujeres, relaciones sexuales.
  • Hombre: miedo, temor, fuerza, enfrentamientos.
  • Mariposa: suerte repentina, dinero inesperado.
  • Estrella: orgullo, éxito, reconocimiento social y familiar.
  • Bastón: consejo de alguien que no esperaba le ayude a resolver un conflicto.
  • Silla: aconseja prudencia, esperanza, descanso y quietud.
  • Cama: indica dolor, enfermedad, agonía.
  • Puerta: cambios, alteraciones en el hogar y el trabajo.
  • Abanico: encuentro con la persona amada.
  • Anillo: su suerte cambia muy próximamente. Próxima relación sexual.
  • Anillo roto: ruptura.
  • Anillo doble: casamiento y nacimiento en la familia.
  • Arco: envidias, no permita que lo derroten, continúe hacia adelante.
  • Luna: termine lo que inició (en especial si parece una luna creciente).

Figuras relacionadas al cuerpo humano

  • Mano: ayuda, solidaridad y acción ejecutiva.
  • Pie: materialismo, evolución, cambios a corto plazo.
  • Ojo: intuición, perspicacia y honor.
  • Oreja: consejos, ayudas de aliados y amigos.
  • Corazón: amor, cariño, romanticismo, ternura.
  • Boca: incita al diálogo pero anuncia calumnias y mentiras.
  • Nariz: prudencia, toma de distancia, acotamientos.

Figuras similares a animales

  • Ave: creatividad, libertad, rapidez, imaginación.
  • Felino: rudeza, dolor, daños irreparables.
  • Serpiente: traición, inseguridad y pesar.
  • Tortuga: protección, ayudas externas, perseverancia.
  • Caracol: hogar, lentitud, lo inexorable y eterno.
  • Elefante: serenidad y paz. Aconseja amor.
  • Araña: conflictos, juicio difícil.

Figuras geométricas

  • Triángulo: imaginación, creatividad y plano mental.
  • Cuadrado: materialismo, egoísmo, terquedad y dolor.
  • Círculo: ambivalencia, diplomacia, don de gentes.
  • Estrella: éxito, renacimiento, valía y orgullo.
  • Línea: nobleza, rapidez, eficacia y éxito.
  • Línea curva: dificultades futuras.
  • Líneas paralelas: camino abierto a la prosperidad.
  • Cruz: ser más generoso con quienes lo rodean.
  • Espiral: cuidado con el dinero, evitar gastos innecesarios.
  • Flecha: ser más sereno y reflexivo, cuidar sus impulsos.

Figuras que parecen números

  • 1: comienzo, liderazgo, fuerza, valor y empuje.
  • 2: asociaciones, sociedades, amistades y proyección.
  • 3: dispersión, retrasos e impuntualidad.
  • 4: unión familiar, tenacidad y tozudez.
  • 5: comunicación, viajes, fluidez de palabra.
  • 6: familia, sensibilidad, ternura y arte.
  • 7: espiritualismo, reserva, introversión y estudio.
  • 8: bienes materiales, cambios laborales y poder.
  • 9: altruismo, solidaridad y comunidad.

La Cafeomancia, en definitiva, es una forma más de disfrutar de un café en calma, un momento de pausa y de reflexión, y quizá en el proceso, obtener algunas señales que guíen tus próximos pasos. ¿Te animas a que alguien lea tu borra de café o lo harías tu misma o tu mismo para probar?, ¿Ya lo hiciste? Déjanos algunos comentarios.

Por favor, ¡Comparte!

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *