Mitos sobre el café y la salud

Es habitual escuchar mucho sobre el café y la salud: que si es bueno, que si es nocivo, que para esto beneficia, que perjudica en esto otro. El fin de este post es aclarar algunos de estos mitos del café y la salud, para disfrutar de nuestra diaria indulgencia con plena conciencia de sus alcances.

Se dice que el café tiene un efecto diurético sobre la vejiga, esto es cierto, debido a que la cafeína hace que aumente el flujo sanguíneo hacia los riñones y se reduzca la absorción de agua y sodio, lo que aumenta la eliminación de líquidos. Sin embargo, el café contribuye a la deshidratación, lo cual dificulta la tarea del sistema linfático e impide adecuadamente eliminar toxinas. Conviene beber suficiente agua para disfrutar del café sin sus indeseables efectos deshidratantes.

Otro mito es que las cápsulas de café expreso tienen más calorías que el café natural, lo cual es cierto, pero nos apuramos en aclarar que no en una cantidad elevada. El proceso de elaboración del café en cápsulas hace que tengan unas cinco calorías, lo cual es insignificante. No obstante, si la idea es cuidar la dieta, atención al tipo de leche, crema y azúcares que acompañen al café.

El café natural, en cambio, no tiene calorías. Pero no así el café torrado, ya que en su proceso de elaboración, se le añade azúcar. Se utiliza hasta un 15% de azúcar para tostar los granos y caramelizarlos, para reducir la acidez y el sabor amargo del café.

Lo ideal es comprar el café en granos y molerlo para consumir. Se recomienda comprarlos una vez a la semana, guardándolos en un envase hermético, en un lugar fresco y alejado de la luz.

Un mito que es real, es que el café es beneficioso para la práctica de deportes. Es que favorece la contracción muscular, con lo que retarda la fatiga y aumenta la capacidad y frecuencia respiratoria. Lo ideal, es consumirlo 60 minutos antes de la práctica deportiva.

También es cierto que en ocasiones, el café ayuda a aliviar el dolor de cabeza, en especial si se lo toma habitualmente, por ser un vasoconstrictor a nivel cerebral. Pero de la misma forma en algunas personas, también puede producir dolor de cabeza, sobre todo en personas con un hígado cargado, dado que el café impide la desintoxicación del hígado.

Es un hecho cierto que el café verde tiene muchas propiedades para la salud, ya que al evitar el tostado, mantiene intactos sus nutrientes y minerales. Lo malo es que se presenta en cápsulas, y no nos regala el inigualable placer de beber una taza de café. Y en cuanto a su capacidad como adelgazante, todo depende de los hábitos de alimentación y actividad física que se tengan.

El mito de que el té es más saludable que el café, es tan solo eso: una creencia. Se ha demostrado con pruebas científicas que el té contiene cafeína, en una forma particular que es la teína, pero que al consumirse en exceso puede producir los mismos efectos indeseados.

El café no es necesariamente bueno para la salud cardiovascular, pues puede producir palpitaciones y acelerar la franquicia cardiaca. Sin embargo, tiene efectos benéficos en mejorar  la memoria a largo plazo y prevenir enfermedades como demencia o Alzheimer.

Como conclusión, es la moderación en el consumo lo que más conviene. Se calcula que alrededor de 300 gramos de cafeína diarios es una cantidad inocua y que además puede tener consecuencias beneficiosas, siempre y cuando lo acompañemos de una dieta saludable y un estilo de vida activo.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*