El café en verano

Con la llegada de las altas temperaturas, los amantes del café sienten que ya no pueden disfrutar de su infusión favorita como sí lo hacen cuando el clima fresco propicia beber una taza caliente. Pero que haga calor, no es excusa para dejar el café. Existen muchas formas de beber café frío y seguir disfrutándolo aún cuando el calor apremia.

En efecto, desde hace varias décadas la costumbre de beber café frío está extendida. Se mezcla el café ya hecho y frío con diferentes ingredientes, para generar batidos irresistibles. El famoso frappucino realizado por una importante cadena de café al paso y para llevar como es Starbucks, ha hecho mucho por popularizar esta forma de disfrutar del café.

El café en verano tiene una ventaja valiosa: una dosis de cafeína es ideal para obtener energía en esos días en los que el calor agota al mínimo esfuerzo. Sólo es cuestión de adaptar la forma de tomarlo para seguir con el café durante el verano.

El clásico frappucino propone mezclar café tipo italiano con leche, hielo, salsa de chocolate y helado de crema. Es irresistible. Una receta sencilla propone colocar en el vaso de la licuadora 375 ml. de café frío, 500 ml. de leche semidescremada, dos cucharadas de azúcar y hielo a gusto. Se puede agregar una bocha de helado de crema y un toque de salsa de chocolate.

Otra receta aún más sencilla e igual de rendidora consiste en mezclar en un vaso una taza de café preparado y ya frío, con dos cucharadas de leche condensada y hielo, se revuelve y listo para tomar.
Una versión caribeña, propone mezclar tu café frío en licuadora con dos bochas de helado de vainilla y ron. Se sirve en un vaso alto con hielo.

Si te gustas las famosas galletas Oreo, no dejes de probar esta receta. Se pone en licuadora una taza de café espresso ya frío, 200 cc. de leche, canela y azúcar a gusto. Se agrega hielo y se licúa. Se termina con una porción de helado de crema americana y galletitas trozadas, o el sabor crema cookies, que ya ofrecen muchas heladerías y que incorpora las galletitas en trozos al helado de crema.

Los fanáticos del chocolate no se pueden perder esta receta: licuar una taza de espresso frío con dos barras de chocolate semiamargo y hielo, se sirve con un copo de crema y chispitas de chocolate.
Otra receta más, combina vainilla y naranjas. Se coloca a hervir un litro de leche con 200 gr. de azúcar y una vaina de vainilla. Se agregan cuatro cucharadas de café soluble, se enfría y se licúa con hielo, y dos copas de licor de naranjas. Es exquisito.

Una receta súper rápida, para tener lista en todo momento. Se prepara café filtrado como de costumbre, se coloca en cubeteras. Una vez formados los cubos de café congelado, se colocan de a dos o tres por taza. Se agrega leche, azúcar y se disfruta.

Como vemos, las opciones de café en verano son más que tentadoras, así que es cuestión de hacerse fanático.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*