Genes los responsables de que seas amante del café

Los genes y el café
Los genes y el café

Para algunos, el café es el verdadero néctar de los dioses, mientras que otros no tocan una gota de la materia. Ahora, un nuevo estudio revela cómo los genes influyen en las preferencias de las personas para una taza de buen café.

Los investigadores analizaron datos genéticos de estudios de más de 120.000 bebedores de café de ascendencia europea y afroamericana. Se encontraron ocho lugares del genoma humano relacionados con el consumo de café, seis de los cuales nunca se habían vinculado con el consumo de la bebida antes, según el estudio, publicado en la revista Molecular Psychiatry.

Los hallazgos impulsan aún más la idea de que un golpe de cafeína es lo que motiva el consumo regular de café, y podría explicar por qué la misma cantidad de café o cafeína puede tener efectos enormemente diferentes en diferentes personas.

“El café, una de las principales fuentes de cafeína, está entre las bebidas más consumidas en el mundo y ha recibido una atención considerable en relación con los riesgos y beneficios para la salud”, escribieron los investigadores en el estudio.

La investigación sugiere constantemente que el consumo de café está relacionado con un menor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad hepática y enfermedad de Parkinson, dijeron los investigadores. Sin embargo, los efectos del café sobre el riesgo de cáncer, salud cardiovascular, embarazo y otras condiciones siguen siendo poco claras.

En el estudio, investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston examinaron el genoma completo de 90.000 bebedores de café de ascendencia europea que habían participado en 28 estudios previos del consumo regular de café.

Identificaron diferencias genéticas individuales, denominadas polimorfismos de un solo nucleótido (SNP), que se asociaron con el consumo de café, y luego realizaron estudios de seguimiento de aproximadamente 30.000 y 8.000 bebedores de café de ascendencia europea y afroamericana, respectivamente.

Los investigadores identificaron dos nuevos genes implicados en cómo el cuerpo procesa la cafeína, POR y ABCG2. Se encontró que los que bebían más café eran más propensos a tener ciertas variantes de ambos genes, que codifican las proteínas implicadas en el metabolismo de la cafeína.

También encontraron dos regiones de ADN cerca de los genes llamados BDNF y SLC6A4 que podrían desempeñar un papel en cómo la cafeína afecta al cerebro por refuerzo positivo. Los participantes del estudio con una cierta variante, que secretan menos BDNF, pueden sentir menos los efectos gratificantes de beber café, según el estudio. Pero los bebedores de café más grandes tenían más probabilidades de tener una cierta variante del gen SLC6A4, que codifica una proteína que transporta la serotonina química del cerebro.

También identificaron regiones cercanas a genes llamados GCKR y MLXIPL que están involucrados en el procesamiento de azúcar y grasa, pero que no se habían relacionado previamente con el desglose o los efectos neurológicos del café. Encontraron que la gente que bebía más café era más probable tener una variante del gen de GCKR implicado en la detección de la glucosa en el cerebro, y eso puede afectar cómo el cerebro responde a la cafeína. El vínculo entre MLXIPL y el consumo de café sigue siendo poco claro, dijeron los investigadores.

“Nuestros resultados apoyan la hipótesis de que los mecanismos metabólicos y neurológicos de la cafeína contribuyen a los hábitos de consumo de café”, escribieron los investigadores.

Además, los resultados ayudan a explicar la diferencia en el consumo de café entre las personas.

Así que, la próxima vez que llegues a la sexta taza de café, sólo culpa a los genes.


Acerca de Mauricio Robales 5 Articles
Co-fundador de Red Estrategia. Desarrollador en ClicAds.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*