Elegir el café menos dañino para el estómago

Elegir el café menos dañino para el estómago

Elegir el café menos dañino para el estómago

Elegir el café menos dañino para el estómago. Café y salud.

 

El café es un placer delicioso, no hay quien lo discuta, pero sin embargo muchas personas se privan de él debido al malestar digestivo que les provoca, concretamente es disparador de la indeseable acidez estomacal. Se puede aprender a elegir aquel café que es menos nocivo para nuestro estómago, y es lo que haremos en este artículo.

Algunas marcas de café anuncian su producto como menos ácido, y por tanto más benévolo con el estómago. Pero de acuerdo a expertos, la acidez no es el quid de la cuestión. La realidad es que los cafés más ácidos tienen aproximadamente un pH de 4’7, lo que significa que no están demasiado lejos de la neutralidad y muy similar al de alimentos como el plátano o banana, que no generan para nada el malestar que en muchas personas causa el café.

La clave está en el exceso de jugos gástricos que segrega nuestro estómago como respuesta, al beber nuestra infusión favorita, y eso nos causa esa sensación desagradable de quemazón que es la acidez.

Por este motivo, un café suave para el estómago será aquel que contenga sustancias que no estimulen en exceso la secreción gástrica. La cafeína y el ácido clorogénico – contenidos por el café en considerable cantidad – estimulan la secreción de los ácidos gástricos, desencadenando el malestar.

Pero por otra parte, otras sustancias como el N-metilpiridinio (N-MTP) producen el efecto contrario, inhibiendo la producción de estos ácidos y atenuando el desencadenamiento del molesto efecto.

En conclusión, las personas de estómagos sensibles deben beber un café con bajo contenido en ácido clorogénico y altos niveles de N-metilpiridinio. Otra cosa es encontrar un producto cuya etiqueta indique estas cantidades, misión casi imposible.

Se debe tener en cuenta que el tostado del grano de café favorece la producción de N-MTP, por lo que cuanto más oscuro sea nuestro café, menos acidez nos causará (contrariamente a lo que podría pensarse).

También se puede macerar los granos de café con agua fría de 12 a 24 horas, para “lavar” parte del contenido de cafeína y ácido clorogénico.

La leche es un viejo remedio antiacidez, y en el café funciona maravillosamente, ya que las proteínas lácteas se unen al ácido clorogénico, disminuyendo su biodisponibilidad y, por lo tanto, inhibiendo su efecto sobre la producción de ácidos gástricos.

Por favor, ¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *