Consejos de almacenamiento del café

Consejos de almacenamiento del café

Consejos de almacenamiento del café

Consejos de almacenamiento del café. Aprender sobre el café.

 

La cultura del café está cada vez más arraigada, así muchos consumidores se sienten ávidos de aprender sobre variedades, cafeteras, procedimientos de preparación, blends, ingredientes para agregar y recetas, entre otros. Pero invertir en un café de calidad no vale la pena si no nos aseguramos su óptimo almacenamiento. Aprendamos algunos consejos de almacenamiento del café.

Elegir el café que más nos gusta, comprarlo y prepararlo es toda una inversión de tiempo y dinero, sería una pena que se pierda por no saber almacenar nuestro café.

Lo primero que debemos saber es que existe un período de consumo recomendado una vez que se ha tostado el café, que se ubica entre los tres a diez días posteriores al molido. Esto significa que solamente aquellos que tenga un tostador en casa están en condiciones de beber siempre su café en condiciones óptimas.

Esto se debe a que el sabor y los aromas se alteran debido al calor, la humedad y el aire, que producen oxidación y degradan el espléndido aroma del café. Si no se cuenta con tostador en casa, se debe comprar en un comercio con mucha rotación, donde no se nos venda un café molido hace meses. El paquete debe estar herméticamente sellado, y consumirse en los días siguientes al tostado para disfrutarlo plenamente. Por eso mismo, es ideal comprar de a pocas cantidades para consumirlo siempre fresco – a menos, claro, que se tenga un tostador y molinillo en casa –. En todo caso, es una buena opción moler el café en casa, es más sencillo que tostarlo.

En caso de tener molinillo, es recomendable guardarlo sin moler y procesarlo cada vez que lo preparamos, aún en el caso del grano también conviene comprar cantidades pequeñas para tomarlo sin necesidad de almacenarlo. En parámetros un poco más flexibles y menos exigentes, se puede considerar fresco hasta por un mes y en grano por dos meses, pero siempre y cuando procuremos en casa guardar nuestro café en el lugar más fresco y seco posible. Por ejemplo en verano, si tenemos algún ambiente de la casa donde encendemos con frecuencia el aire acondicionado, es mejor dejar el café dentro de algún armario ubicado en esa habitación, dentro de una lata o frasco opaco con buen cierre hermético.

Muchas personas consideran buena idea guardar el café en la heladera, pero si bien allí está a salvo del calor, no deja de ser un espacio húmedo, lo que afecta negativamente a nuestro producto.

Otro dilema es si se puede freezar el café o no, puesto que no existe conocimiento de alguna investigación seria que indique si se altera el grano y cuánto.

Lo que sí existen son catas realizadas en distintas partes del mundo, explicadas por Michael Sivetz en su libro Tecnología del café, donde concluye que es una forma efectiva de mantener la frescura, para que los granos se mantengan durante muchas semanas. Se pueden congelar los granos recién tostados en bolsas herméticas. También se puede congelar el café recién molido y tostado en bolsas selladas tipo Ziploc.

Califique este artículo

Por favor, ¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.