Como se prepara el café a la Turca

cafe a la turca

El café a la turca o igualmente conocido como café arábigo, es consumido usualmente en todo Medio Oriente. Se trata de una versión muy concentrada y extremadamente aromática de esta deliciosa bebida.

Para obtener un café a la turca con todas las letras, debe disponerse de la tradicional jarrita de cobre y de larga asa llamada cezve.

También de café previamente molido muy finamente, cási con la textura de polvo (originalmente se lo pulverizaba en un molinillo de latón), y de especias como canela, cardamomo y anís, también molidos.

Al momento de prepararlo se calcula unos 50 centímetros cúbicos de agua por pocillo. Se coloca en el jarrito y si se desea, es el momento de incorporar el azúcar. Una vez disuelto este último se lleva el jarro al fuego hasta que rompa el hervor. Luego se lo retira y se agrega una cucharadita de café por persona, más una extra, para así llevarlo al fuego hasta que nuevamente llegue a ebullición. En este punto del proceso algunos países difieren en la cantidad de veces en que se lleva a hervir la bebida. Variando entre 2 y 7 veces, quitando de la llama por al menos dos minutos el cezve, entre una y otra.

Es importante eliminar la espuma del café que se hace entre ebullición y ebullición así se mezcla bien antes de servirlo. Y agregar una cucharada de agua fría para así acelerar el depósito del polvo en el fondo de la jarra antes verterlo en las tazas.

El áweh o café a la turca se sirve muy concentrado y sin filtrar en pequeñas y típicas tazas bajas sin asas. Se lo toma cuando el polvo remanente se ha depositado completamente en su fondo.

El café a la turca es uno de los cafés más fuertes y aromáticos, ideal para acompañar los fríos días de invierno.

Por favor, ¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *