¿El café instantáneo es malo para la salud?

¿El café instantáneo es malo para la salud?

Una de las modalidades más consumidas de café es el soluble o instantáneo, un café molido y procesado al que sólo hay que agregar agua para beberlo, sin necesidad de colarlo. Sin embargo, por el proceso necesario para lograr este café tan práctico surge la pregunta que muchos se hacen: ¿el café instantáneo es malo para la salud?

¿El café es bueno o malo?

Quizás la pregunta que nos deberíamos hacer, antes que si el café instantáneo es malo, es si el café se convierte en más nocivo para la salud que otras variedades de café, una bebida de por sí cuestionada por sus efectos sobre el cuerpo.

El café soluble no tiene los efectos benéficos asociados a otros tipos de café, como por ejemplo los antioxidantes. Además, en general tiene una considerable cantidad de azúcar agregada, lo cual lo hace poco recomendable para personas que deban controlar sus niveles de glucemia.

El proceso de obtención del café instantáneo o soluble

Para comprender mejor el porqué de que el café instantáneo pueda ser un café más nocivos para la salud, es importante conocer su proceso de obtención.

Más adelante veremos, un poco más en detalle, el proceso industrial que lleva al café en granos a convertirse en café soluble, pero en una explicación más simplificada podemos decir que para la obtención del extracto seco del café, que permite que luego se disuelva en agua, se realizan los siguientes procesos:

#1 Atomización

El primero es el de atomización, por el cual se prepara café colado de forma similar a como lo hacemos los usuarios hogareños.

#2 Pulverización

Luego, se hacen pulverizaciones finas en presencia de aire caliente, de forma que se evapora el agua y quedan solo las partículas de café.

#3 Lionofilización

El siguiente paso es el de la liofilización: después de hacer el café se congela. Como contiene una parte importante de agua, se forman cristales de hielo. A través de un proceso de sublimación se extraen las partículas de café aplicando presión y temperaturas muy bajas.

Nescafé - Línea de café soluble de Nestlé

Este proceso fue creado y patentado en 1937 por la compañía Nestlé. Nescafé es una marca de café instantáneo, de las más vendidas en el mundo, de la compañía Nestlé. El nombre es una conjunción de las palabras «Nestlé» y, obviamente, café.

Pero, ¿el café instantáneo es malo para la salud?

El problema es que el proceso de producción del café soluble genera algunos compuestos que pueden resultar cancerígenos.

«El café instantáneo se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer de vejiga en las mujeres en comparación con el café regular, mientras que para los hombres, tanto el instantáneo como el café normal han sido asociados con un mayor riesgo del mismo tipo de cáncer. Sin embargo, nuevos estudios más sofisticados concluyen que incluso el café podría resultar en un riesgo más bajo de algunos tipos de cáncer, incluyendo cáncer de próstata, cáncer de hígado, cáncer de endometrio y algunos cánceres de boca y garganta.»

Fuente: American Cancer Society

Pero además, uno de los principales problemas de salud asociados al café soluble, es que por la facilidad con la que se lo prepara, se puede llegar a generar un café demasiado cargado, lo cual implica que se consuman mayores dosis de cafeína por taza.

Estos dos efectos tan negativos, el de la cantidad de azúcar y la dosis de cafeína, se pueden revertir si se reduce el consumo de café soluble a bajas dosis y se utiliza algún edulcorante natural como la stevia e incluso cafés instantáneos descafeinados o reducidos en cafeína.

La cantidad adecuada para la preparación es una cucharadita por cada 100 ó 125 ml. de leche o agua, no obstante, se puede aumentar si se prefiere el café algo más fuerte.

¿Cómo es el proceso industrial del café soluble?

El café soluble se obtiene a través de un proceso complejo y sofisticado.

Partiendo de los granos tostados/torrados se conducen los mismos a silos de espera adecuados donde se los mantiene para iniciar el proceso que consiste en un primer triturado del los granos. Un quebrado grosero para aumentar la relación superficie/volumen, con el objeto de introducirlos en percoladores que operan con agua caliente a contracorriente que extrae de los granos los sólidos solubles contenidos en los mismos.

Dichos sólidos solubles – de baja densidad – son luego pre concentrados en equipos especialmente diseñados para tal fin, pudiendo extraerse en forma previa distintos aromas propios del café, que son luego de concentrado el extracto de café, reincorporados al proceso.

Así el extracto de café concentrado se encuentra preparado para su secado, el que tiene lugar en torres de secado “spray”. Esto es, torres donde el extracto se inyecta por una tobera en la parte superior acompañando en forma perimetral al extracto aire calentado en forma indirecta a alta temperatura que produce la evaporación del agua que constituye parte del extracto de café.

Queda así, en evolución dentro de la torre, el polvo deshidratado de café, conocido como café soluble, que una vez recogido en la base es almacenado en silos herméticos, por ser un producto altamente higroscópico, es decir, que atraen agua en forma de vapor o de líquido de su ambiente, para conducirlo al siguiente proceso, el envasado.

Como es de imaginar, se trata de procesos termodinámicos complejos, tecnología que requiere de personal especializado en las distintas etapas de producción, por lo que lo señalado precedentemente sólo pretende ser una apretada síntesis de su proceso, expuesto en forma sencilla para facilitar su comprensión.

Envasado del café instantáneo

El envasado de los cafés solubles tostados (puros) o torrados es realizado en envases rígidos o frascos de vidrio por máquinas automáticas, que llenan los envases eliminando el aire contenido en los mismos y reemplazan la cámara superior por una corriente de gas inerte para mejorar su conservación.

El envase es inmediatamente tapado con una tapa plástica provista de una membrana, previo a lo cual se pasa el plano de pegado por un colero con el objeto de permitir que aquella se adhiera para hermetizar el envase.

Luego el envase es etiquetado y dispuesto en cajas de cartón corrugado o conformados “packs” con material termocontraible para permitir así su distribución a los comercios.

En los últimos tiempos las empresas elaboradoras de cafés solubles introdujeron en envasado en flexible que siguen las mismas reglas de atención que los envases rígidos, los que están destinados a operar como envases repositores de los anteriores.

La vida útil de los cafés solubles, en cualquiera de sus presentaciones llega a los dos años, dependiendo fundamentalmente de la hermeticidad del envase.

¿Cuál es la diferencia entre el café soluble y el café liofilizado?

Ambas formas de presentación del café son instantáneos, pero el proceso seguido para llegar a ellos es muy diferente. A menudo vemos en los supermercados cafés solubles, pero la liofilización es un método más natural, que mejor conserva el aroma y sabor del café instantáneo.

En la solubilización tradicional, cómo explicamos más arriba, se extrae el polvo de café, que se concentra y se deseca acompañándolo de una pulverización. Al tratarse de un proceso repentino, se anulan el aroma y el sabor, por lo que necesitan añadirse posteriormente de manera un poco artificial.

La liofilización consiste en una ultra congelación. El resultado se concentra y se introduce en una cámara que lo deshidrata directamente sin pasar por el estado líquido (sublimación). El café conserva así sus propiedades organolépticas intactas.

A diferencia de la solubilización, en la liofilizado no se somete al café a ninguna manipulación química, es más respetuoso, pero también, más costoso.

Conclusión: ¿El café instantáneo es malo?

Como conclusión, el café soluble puede tener algunos riesgos más para la salud en comparación con otras formas de café. Sin embargo, es necesario decir que también tiene muchos de los beneficios para la salud que habitualmente se atribuyen al café. Como conclusión, la clave no está en si el café instantáneo es malo sino, como en la mayoría de las cosas, en la moderación en el consumo.

Por favor, ¡Comparte!

5 comentarios

  1. Javier Contestar

    Creo que deberías visitar una fábrica de café soluble antes de opinar.
    ¿Añadir azúcar?
    Que yo sepa sólo añaden azúcar en el café torrefacto, que normalmente nos venden en grano y que es muy habitual en establecimientos públicos.
    Un auténtico veneno.
    Basándome en este dato, podría afirmar todo lo contrario: el café instantáneo o soluble es muchísimo más saludable que el expreso.

    • Arian Contestar

      Estoy viendo en este momento el frasco de mi cafe instantaneo, y leo «Ingredientes: café y azúcar»

      • Francesc Contestar

        Pues ya me dirás qué marca es porque yo no he comprado nunca un cafe instantáneo que no sea 100% café y he consumido varias. Además todos los tipos de café contienen acrilamida ya que se trata de un derivado de la torrefacción del café. El artículo no hace ningún tipo de referencias a investigaciones ni estudios. Poco rigor veo.

  2. Pingback: El Café soluble podría ser dañino para la Salud – Misterios Ocultos

  3. Pingback: Kahlúa el licor de café mexicano - Amantes del Café

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *